viernes, 21 de enero de 2011

Con Vespas y a lo loco por el desierto marroquí


La escuadra burgalesa formada por David Muñoz y Ferrán Silva participará el próximo mes de septiembre en la Panáfrica 2011 / Por delante tendrán un duro trazado de seis jornadas y más de 2.000 kilómetros con final en Fez

Un equipo burgalés tomará parte en la próxima edición de la Panáfrica 2011. Los pilotos David Muñoz y Ferrán Silva serán los grandes protagonistas de una aventura automovilística que tendrá lugar a principios de septiembre a bordo de dos Vespas 200. Se trata de una carrera de navegación donde no gana el que más corre, sino el que realiza la menor distancia en cada etapa dentro de un tiempo establecido. Es decir, la orientación y la habilidad primarán sobre la velocidad en una prueba en la que participan todo tipo de vehículos a motor. La escudería del Valle de Mena tomará parte en una nueva categoría creada en esta edición, la de Clásicos.

Muñoz, un funcionario natural de Madrid pero residente en Villarcayo desde hace muchos años, y Silva, un periodista catalán afincado en Villasana de Mena (corresponsal de este rotativo en Las Merindades), ultiman estos días los detalles de un proyecto que transcurrirá por el desierto marroquí. En total serán 2.000 kilómetros, repartidos en 6 etapas, los que tendrán por delante los intrépidos corredores locales. La prueba tendrá en Almería su punto de salida, y tras un traslado en barco hasta Nador, atravesará las míticas llanuras del Rekam, las gigantescas dunas del Erg Chebbi y los picos nevados del Atlas (3.500 metros de altura), antes de llegar a su destino final en Fez, la más imperial de todas las ciudades marroquíes.

La competición está abierta a motos, con al menos 100 kilómetros de autonomía, quads, ATVs, buggies, 4x4 y camiones (estos últimos con autonomía para 200 kilómetros). Todos los participantes deberán pasar por al menos un 70% de los puntos de control obligatorios y terminar dentro del límite de tiempo establecido para aparecer en las clasificaciones oficiales. Cada vehículo participante portará una ‘caja negra’, una sofisticada herramienta de seguimiento vía satélite a través de la cual la organización de la Panáfrica podrá verificar el correcto desarrollo de la competición.

Por motivos de seguridad y de gestión óptima de la prueba, la organización de la Panafrica 2011 ha decidido limitar las inscripciones a un número de 50. Entre los elegidos se encuentran estos dos burgaleses de adopción.

Puesto que no se trata de una carrera de velocidad la organización ha establecido límites a todos los vehículos participantes. El límite permitido, sólo en los tramos de asfalto (y no en todos los casos), será de 100 kilómetros por hora; pero la velocidad se reducirá hasta los 80 km/h por los caminos y 40 en el paso de las poblaciones.

David Muñoz y Ferrán Silva afrontarán la carrera a bordo de dos Vespas 200 cc con más de 20 años sobre la carretera. «Es todo un reto, ya que la gran mayoría de participantes compiten con motores de gran cilindrada y con unas preparaciones muy superiores a las de las motocicletas de la categoría clásica, que por encima de todo y según las normativas de la organización, tienen que ser de serie. Eso conlleva un hándicap añadido para nosotros, lo que acentúa el riesgo, ya que esta edición será mucho más dura que las anteriores», explican los componentes del equipo Vespa Desert Panáfrica 2011.

«Además, somos el primer equipo nacional que acude a una prueba de este tipo en territorio de Marruecos. Esta hazaña no tiene precedentes», sostienen con orgullo.

Para afrontar con éxito y con las máximas garantías esta aventura, el equipo burgalés contará con los servicios de asistencia en carrera de los profesionales de Masía Pelarda, grandes conocedores de esta prueba y con un gran bagaje en raids por el desierto saharoui.

«La estrategia de Vespa Desert está marcada por el trabajo en equipo. Sabemos que la Panáfrica es ante todo una aventura, una carrera francamente complicada que depara muchas sorpresas tanto para los equipos potentes como para los más modestos. Con estos planteamientos, y con toda la estructura bien reforzada del equipo y con la dosis de suerte necesaria, estamos seguros de que llegaremos al final de este gran reto, habiendo conseguido un gran resultado», aseguran los pilotos locales.

Para poder llevar a cabo este reto deportivo David Muñoz y Ferrán Silva necesitan contar un presupuesto de alrededor de 8.000 euros.

El Vespa Desert burgalés quiere dotar también a esta aventura de un componente solidario. Por ello ha puesto en marcha una iniciativa que consiste en poner a la venta los denominados ‘kilómetros solidarios’. Así, se sacarán los 2.000 kilómetros de la carrera y el dinero recaudado se donará a una ONG de la provincia. Hasta el momento, la escuadra cuenta ya con los sponsors de Mataran Motocross, Taxi Vespa, I´m Scooterist, Masía Pelarda, Bilbao Press y Casa Rural Nampara.




D. O. C. El Correo de Burgos

1 comentario:

edu dijo...

Os apoyare en la distancia. Os conozco a los 2. Animo